facebook twitter
12/04/2014 :: COMENTARIO
Poner el cuerpo para mostrar lo que socialmente se oculta
Teatro
Por Diego Formía. Sobre Preguntan por un cuerpo, escenas del despojo. La obra de Los Siete Locos (El Mascaviento Teatro) que se presentó a sala llena en el María Castaña de la ciudad de Córdoba, seleccionada para participar en la 29° Fiesta del Teatro.  
Preguntan por un cuerpo es muy potente. Provoca en el espectador una conmoción honda por su intensidad; también por sus motivos. La trata de personas y los modos de esclavitud moderna son los temas que expone, para evidenciar una actualidad que desprecia la vida y tiene como prioridad, en su escala de valores, la producción mercantil y el dinero. “La esclavitud existe. El cuerpo que trabaja paga bien. En el mercado se compra y vende ropa, zapatos, gente (...) Estas son escenas de la vida cotidiana de miles de personas que han sido y son despojadas de sí mismas, cosificadas”, nos dice el programa de mano en el hall de la sala.

Pocas veces escuché a personas del público sollozar en medio de una función y al encenderse las luces de la sala verlas conmovidas hasta las lágrimas, sin tapujos. La idea de la obra es esa: es presentar estos temas al desnudo. Enrostrarnos como espectador esa desnudez de víctima para hacernos sentir que somos nosotros, que puede ser cualquiera de nosotros.

La obra nos hace escuchar las voces desesperadas de aquellas personas que han sido secuestradas o engañadas para ser esclavizadas en una whisquería o en un taller textil; esas voces que como sociedad mantenemos en silencio. También las voces de las madres que buscan a sus hijas e hijos. En esta tragedia que nos circunda “el poder está de un lado y la pobreza del otro”. De un lado las víctimas pobres y del otro los hijos de puta a quienes tendría que caerles todo el peso de la ley, pero están amparados por corruptos que deberían ejercerla, esos otros hijos de puta que también son parte del “negocio”.

El Teatro como aporte a las nuevas luchas sociales

Tres mujeres (Jésica Cassán, Melina Demasi y Daniela Fuentes) despojadas de la dignidad se expresan en una apuesta teatral que sienta sus bases en el trabajo físico y en una realidad fragmentada en sus escenas y textos. Ambientes bien enlazados, actuaciones jugadas y muy parejas, ambientadas con la música de Demian Rittner y las luces de Juan Cruz Varela que nos llevan del detalle íntimo de una luz cenital a las luces estridentes de un cabaret, para pasar inmediatamente a lo lúgubre de un taller textil. Cuerpos desnudos que se alejan del erotismo y se acercan a la desolación. En su fuerza y su trabajo físico, Preguntan por un cuerpo nos recuerda a una memorable puesta del grupo, 4.48 Psicosis, aunque ésta era una obra de drama individual y la actual expone una tragedia social.

Los propios creadores dicen: "El cuerpo es el lugar del poder, en donde se realiza la sumisión y la cosificación, y también la resistencia. El anacronismo aparente entre las situaciones de esclavitud y nuestra ´forma de vida´, requiere de una visibilización que apunte de modo directo a los sentidos. Creemos en el humilde aporte desde el lenguaje teatral a las actuales luchas, a la construcción activa de derechos, a las formas de resistencia cultural, a la creatividad para decir y denunciar, y a la construcción de sentido desde lo que queremos hacer: TEATRO", sostienen desde El Mascaviento.

Ficha técnica
Escrita y dirigida por Daniela Fuentes
Actúan:
Jésica Cassán
Melina Demasi
Daniela Fuentes

Asistente de Dirección:
Jorge Varela - Magalí Torres
Música original de Demian Rittner
Iluminación: Juan Cruz Varela

Próximas funciones programadas:

ABRIL: Domingo 13, a las 20.30hs. En el Centro Cultural Leonardo Favio (Galería del Cine, Río Cuarto).
MAYO: Sábados 10 y 24, a las 22 hs. EL Mascaviento Teatro (Avenida Marconi 727, Río Cuarto)
 


Seguinos en Facebook